De los primeros vestigios de ocupación humana de este territorio, se destacan las sepulturas con mamona, por su cantidad, diversidad y visibilidad, marcando aún hoy el paisaje escénico de la Aboboreira.